POEMAS QUE ME GUSTAN

SI UN POETA VA A LA GUERRA

 

Si un poeta va a la guerra 

pierde su cielo, su soberanía,

la inocencia muere, su canto se marchita.

Si un poeta va a la guerra

se tira de bruces contra las balas,

ahuyenta a los perros con el culo

recibe la metralla con risa de asno,

se abraza al enemigo muerto

y besa al moribundo en los dos bandos.

Si un poeta va a la guerra

en las trincheras,  sopla aire fresco a cabo y capitán

limpia las letrinas, alimenta pájaros heridos

guarda el riachuelo y desvía a las tropas

recolecta los huesos y construye un órgano de iglesia.

Si un poeta va a la guerra

canta desnudo entre la sangre y el humo

la horrible, la absurda balada del  idiota,

se despoja del fusil, del cuchillo y las granadas,

canta  la artillería mortal de mil palabras inútiles

la asquerosa, testaruda, inservible, manía de matar.

Si un poeta va a la guerra

se despide de su amor, para no volver.

Oscar Vazquez.

 


EL TIEMPO

 

“El tiempo es la sustancia de que estoy hecho.

El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río;

es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre;

es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego.

El mundo, desgraciadamente, es real;

yo, desgraciadamente, soy Borges”.

                                                                                        Jorge Luis Borges.

 


YO VOY SOÑANDO CAMINOS

 

Yo voy soñando caminos 

de la tarde. ¡Las colinas 

doradas, los verdes pinos, 

las polvorientas encinas!…

 ¿Adónde el camino irá? 

Yo voy cantando, viajero 

a lo largo del sendero… 

– La tarde cayendo está-. 

“En el corazón tenía 

la espina de una pasión; 

logré arrancármela un día:

ya no siento el corazón”. 

Y todo el campo un momento

 se queda, mudo y sombrío,

 meditando. Suena el viento 

en los álamos del río. 

La tarde más se oscurece;

y el camino que serpea 

y débilmente blanquea 

se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir: 

“Aguda espina dorada, 

quién te pudiera sentir 

en el corazón clavada”.

Antonio Machado.

 

MARIPOSITA ISLEÑA (2009)

 

Con mis manos te interrumpo

furibunda compañera de estas letras;

ojalá todo lo que toco se convierta en humo,

invadirte en un segundo,

como una mariposa,

pequeñita,

nerviosa..

Anónima.

 


RETORNOS DEL AMOR RECIÉN APARECIDO

 

Cuándo tu apareciste penaba yo en la entraña mas profunda de una cueva sin aire y sin salida,

braceaba en el oscuro, agonizando, oyendo un estertor que aleteaba cómo el latido de una ave imperceptible..

Sobre mi derramaste tus cabellos, y ascendí al sol,

y ví que eran la aurora cubriendo el alto mar de primavera,

fué cómo si llegara al más hermoso puerto de un mediodía,

se anegaban en ti los más lúcidos paisajes,

claros, agudos montes coronados de nieve rosa,

fuentes escondidas en el rizado umbroso de los bosques..

Yo aprendí a descansar sobre tus hombros, y a descender por ríos y laderas,

a entrelazarme en las tendidas ramas y a hacer del sueño mi más dulce muerte..

Arcos me abriste y mis floridos años, recién subidos a la luz,

yacieron bajo el amor de tu apretada sombra

sacando el corazón al viento libre y ajustándolo al verde son del tuyo..

Ya iba a dormir y a despertar sabiendo

que no penaba en la cueva oscura sin aire y sin salida,

porque habías al fin aparecido.

Rafael Alberti.

 


NO TE OLVIDES DE MI

 

Nunca te olvides de mi

por lejos que pueda estar,

eres la luz de mi alma

sino te puedo olvidar.

Evaristo.

 


V

 

Pasada la tormenta

sonríes a la fortuna,

tu amor no es sol,

es luna que brilla

y no calienta.

Enrique Heine.

 


EL DIVAN DEL TIEMPO © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.